Rulos de pelo

Considerados como uno de los accesorios de estilizar más clásicos, los rulos de cabello siguen siendo una elección muy popular para muchos gracias a su versatilidad y fácil uso. Ya sea su objetivo obtener ondas grandes u ondas chicas o rizos voluminosos, los rulos de pelo pueden ayudarte a obtener un pelo hermoso sin demasiados esfuerzos. Adicionalmente a los rulos clásicos de Velcro, hay muchos tipos diferentes para atender las necesidades de tu cabello.

Sigue leyendo y descubre qué tipo de rulo se adaptará mejor a tus necesidades.

Rulos de Velcro- ideal para rizos sueltos y suaves, los rulos de Velcro pueden usarse sobre el pelo húmedo o seco. Asegúrate de que tu pelo sólo esté húmedo y no completamente mojado, ya que el pelo es más débil cuando está mojado. Insertando tu dedo dentro del rulo te dará la oportunidad de utilizar ambas manos libres para poder trabajar adecuadamente. Cuando hayas enrollado el pelo húmedo, asegúrate de secar el pelo con la secadora antes de quitarte los rulos de nuevo.

Para rizos definidos

Rulos de Espuma- para unos rizos más definidos, los rulos de espuma también se pueden utilizar en pelo seco o húmedo. Son mucho más cómodos para dormir que los rulos de velcro. Simplemente cubre tu pelo con los rulos en un pañuelo grande de seda o de raso, a la hora de acostarte. A diferencia de los rulos de velcro adhesivo, los rulos de espuma necesitan de clips para mantenerlos en su lugar.

Rulos calientes- la desventaja obvia de estos rulos es que son más dañinos que los rulos de velcro o de espuma. Los dos tipos más comunes son los rulos calientes y los de vapor. Los rulos calientes se usan con el pelo completamente seco y por lo tanto son más dañinos para el pelo que los rulos de vapor, ya que utilizan humedad para el rizado.