Existen muchos productos específicos para cuidar tus labios y que reluzcan más carnosos y sanos, también algunos pequeños trucos caseros perfectos para tu rutina.

Cuidar los labios

Remedios caseros para los labios

Cuidado con los factores externos

Como ya hemos dicho, los factores externos como el sol, el frío y el viento, contribuyen al deterioro y agrietamiento de los labios. Igualmente, factores como la mala hidratación o la mala alimentación son enemigas de los labios sanos.

Quítate las malas costumbres: no te muerdas los labios, y procura no tocarlos con las manos. Igualmente, debes llevar siempre encima un bálsamo o protector labial, en especial en invierno. En verano, elige uno que contenga protección solar.

Tu alimentación debe contener agua suficiente, así como vitamina B y hierro. Comidas fuertes, picantes, la carne y el alcohol contribuyen a la sequedad de los labios. Asegúrate también de que tu pasta dentífrica es adecuada y que no es la que te está proporcionando una sequedad extra.

Trucos caseros para los labios

Aún así, una dosis extra e hidratación hará que tus labios luzcan perfectos y sensuales. Prueba con estos trucos si eres propensa a sufrir labios secos y agrietados.

Aceite de oliva: unta tus labios por las noches con un par de gotas de aceite de oliva, haciendo un ligero masaje con los dedos dibujando pequeños circulitos.
Miel: elabora un bálsamo a base de miel y unas gotas de agua de lavanda. Aplícatelo antes de ir a dormir, es un remedio muy adecuado para labios lastimados.
Cera y leche de almendras: mezcla 3 cucharadas de cera virgen fundida con 3 cucharadas de leche de almendras. Espera a que se seque (una hora más o menos) y se solidifique. Aplícate por las noches este remedio ideal para labios agrietados.
Aloe vera: un potente regenerador; aplica a tus labios un poco de aloe vera (mejor si es la planta cortada directamente).